Portal Oculto
Hola ¡ Invitado !

El Número 13

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Número 13

Mensaje por ELENA DELUCCA el Lun Abr 02, 2012 8:54 pm

¿Alguna vez te has planteado PORQUÉ el número 13 es un número perseguido, denostado, desvalorizado y maldecido?,¿no?. Como ser humano curioso, ¿no te has planteado de dónde procede esa animadversión, ese rechazo, ese miedo inconsciente?,¿no?. Bien. Yo te lo diré.

Uno de los condicionamientos más fuertes que ha tenido el ser humano a lo largo de la Historia es hacerle CREER que este no es un ser evolucionado, y con evolucionado me refiero a CREER que no tiene nada que "mejorar". Sino todo lo contrario, hacerle creer que debe estar en contacto y en constante movimiento y desunión con su propia alma para no ver la verdad de su propia naturaleza.

Según los científicos, el 97 % de nuestro ADN es código basura, es decir, información biológica que no sirve para nada. Sólo el 3 % es válido. Según mis hermanos mayores, la información exacta de ese 97%, en realidad, es un 96´6665% de código-luz solar.

Ese "97"% de ADN basura es la respuesta a todas nuestras preguntas profundas y nuestros hallazgos dorados valiosos, y dorados lo digo por la luz solar de la que estamos hechos. Nuestro código basura es ni más ni menos que nuestro código divino, nuestro código estelar(proveniente de las estrellas) y ese código tan famoso y tan especial lo conforman 12 razas diferentes provenientes de diversos puntos del universo de luz. Esas 12 razas conformaron un consenso de experimentación solar fusionada con sus diferentes ADN´s y crearon la raza 13, osea, tú y yo. Se supone que esa fusión de diferentes razas estelares convocaba el nacimiento de un nuevo SER(de sustantivo) humano en el universo, y que este sería la raza suprema por antonomasia, debido a esa fusión de luces y de seres.

Una de esas razas que desearon participar en dicho experimento fue la llamada y archiconocida raza "reptiliana"; aunque su finalidad fue la opuesta a lo que las otras razas quisieron compartir y regalar al planeta tierra, es decir, pusieron su granito de arena para convertirla en una raza esclava y dominada por todas las creencias e ideas base de los reptilianos. Los reptilianos decidieron separarse y desunirse al experimento y se hicieron con el control de la raza humana debido al abandono de las otras 11 razas superiores, ya que no creyeron que el experimento saldría bien puesto que el ser humano era frágil y muy delicado...no eran seres especialmente fuertes e invencibles, sino todo lo contrario.

Durante milenios al ser humano se le abandonó a su "suerte", hasta que un consenso de luz de las más altas esferas decidió actuar directamente para lograr aquello que se habían propuesto lograr: que el ser humano fuera la raza número trece, la raza suprema de dios mismo y pudieran así seguir creando en expansión y en luz. Estudiaron al ser humano desde la guía y la protección álmica y consiguieron muchas lecciones que no entendían ni comprendían, pero se dieron cuenta de que la guía y la protección no eran suficientes para que el ser humano se desarrollara y creyera en sí mismo. Tenían que tomar decisiones más determinantes y más valientes si deseaban el verdadero despertar del ser humano, así que tomaron una decisión realmente magnífica y relevante.

Decidieron que un grupo pequeño del consejo de luz de la gran hermandad de las 12 razas(o llamada también hermandad blanca) se ENCARNARAN en humanos durante un corto o largo periodo de tiempo en la Tierra, y así poder dejar y brindar la huella de la luz que hay en cada alma reencarnada en Gaia. Comenzaron con muy pocos seres de otros puntos esféricos del universo de luz pero consiguieron despertar en muchos humanos la gran semilla de luz crística que había en ellos. Por supuesto, uno de esos seres se llamó Jesús de Nazareth y él fue el primero que dió todo su ser y toda su energía lumínica para que el ser humano fuera libre por sí mismo, para que encontrara la verdad del origen estelar al que pertenece el ser humano.

Él fue el número 13 junto con sus apóstoles, junto con sus amigos y aprendices. Jesús sabía y conocía el poder del número 13, así como conocía profundamente el hermoso impacto que causan las geometrías sagradas en los seres de cualquier punto del universo. 12 era el número del rombo sagrado, del consejo de luz por el que se había comprometido con su familia estelar a cambiar el punto del vórtice colectivo del planeta tierra. Y así lo hizo. Como muchos otros antes, como muchos otros después.

El número 13 es una especie de alergia-enfermedad para la raza reptiliana(de la que formamos parte) puesto que ella sabe lo que significa ese "trece mágico". El número 13 es el número de la nueva raza de la humanidad consciente de sí misma. El número 13 es la raza suprema del dios vivo y libre por sí mismo. El número 13 es la sagrada unión de las 12 razas simplemente por amor a la creación del único dios, la unión de los mundos diversos y únicos, la unión de los que esperan el despertar de una nueva criatura más perfeccionada y más sublime que cualquier otra en el pequeño universo de luz.

Sabiendo que somos la raza número 13, pocos miedos quedan ya. Sí, quedan muy pocos desafíos que contar y sí muchos juegos que jugar. Sabiendo que una de nuestras razas madre, la reptiliana, ha querido someternos y asfixiarnos de muchas maneras, incluyendo el más profundo olvido de quiénes somos, podremos descubrir qué juegos han determinado nuestros miedos y nuestros condicionamientos. Empecemos por el primero.

El primer condicionamiento del ego(de lo que NO ES REAL) es el alimento. Sí, el alimento. Los reptiles son de naturaleza instintiva, animal, sensorial. Y ello les hace creer que el alimento base es el impulso generador de vida, lo que les hace estar vivos y activos. Como parte de nosotros provenimos del reptil, esa pequeña e insignificante parte nos hace creer que sin alimento estamos perdidos y no tenemos vida. Ese es uno de los grandes miedos e inseguridades que mantiene todavía el ser humano: si no tengo comida, no puedo seguir viviendo, y mucho menos, no tener una vida exitosa que creo merecer. Es una mentira profunda que hemos aceptado durante milenios ya que nuestra parte animal/sensorial nos dijo que no íbamos a ir a ninguna parte sin esa creencia. Nuestros hermanos reptilianos así nos lo hicieron creer.

El alimento sirve para disfrutarlo, no para que nos dé vida ni longevidad. Todo alimento nace de la luz solar, sin luz solar no hay alimento. Nosotros somos luz solar, por lo tanto, NO NECESITAMOS alimento. Sólo lo disfrutamos. Si te mantienes creativo durante muchos días, y lo haces sin comer casi nada, te aseguro que no notarás debilidad ni flojera alguna. TU CREATIVIDAD luminosa te está manteniendo en un estado de retroalimentación sana y productiva. (Este mensaje no va dirigido hacia personas con problemas alimentarios, sólo a personas conscientes y despiertas)

El alimento ha sido uno de los grandes condicionantes para inculcar miedo a la humanidad, un miedo que pueda hacerlos más esclavos de lo que esta hermana raza ha deseado hacer con los humanos. Nuestras 11 razas hermanas restantes son razas diferentes entre sí en muchísimos aspectos pero las 11 no tienen ninguna necesidad de alimento externo puesto que ellas son dadoras de energía solar constante y despierta. Son seres dadores y generadores de luz universal.

El segundo condicionamiento más fuerte e importante que esta hermana raza nos ha otorgado a lo largo de muchos siglos es el conocimiento. Sí, el conocimiento. El conocimiento otorgado por otros, siempre por otros, jamás por ti mismo.

El conocimiento puede estar incluído en estudios, carreras, libros, trabajos, habilidades, dones, recursos, talentos, etc. Si uno no ha desarrrollado lo que otros exigen que tú sepas o tú proyectes hacia el mundo dormido, es que eres un inculto, no eres lo suficientemente inteligente, eres un vago, estás retardado, no te enteras de nada, no eres espiritual, no estás lo suficientemente evolucionado, eres estúpido, eres ignorante, etc.

Todas estas proyecciones racionales provienen del control mental de la raza reptiliana. Son grandes mentalistas, telépatas y grandes analistas. Su racionalidad y su forma de controlar las mentes demasiado ocupadas y guiadas por la insatisfacción e ignorancia del verdadero SER de luz que somos es su manera de seguir propagando ese miedo inconsciente del ser humano a no ser lo suficientemente válido para ser sabio por sí mismo. Cada vez que te veas en la encrucijada de tener que decidir entre seguir a alguien (La maestría siempre está visionada desde fuera. Siempre vas a necesitar a alguien para que te ayude, puesto que tú no eres suficiente...todo mentiras) o seguir a tu propia voz, elige a tu voz SIEMPRE. Es la única que cuenta y la única que siguieron TODOS LOS MAESTROS DE LA TIERRA y los de fuera de la tierra.

La insuficiencia de no tener siempre lo que necesitas es la imagen perpetuada del ser humano incompleto. Pero el ser humano está perfectamente completo desde su propia sabiduría interna e INNATA. Nada ni nadie puede arrebatársela, sólo él mismo. La humanidad consciente se dirige al abandono completo de conocimientos externos, llámense libros, profesores, maestros, guías o mentores. No necesita la guía de nadie puesto que él es la guía de sí mismo, eso no quiere decir que la propia sabiduría interna no nos lleve a compartir y escuchar a otros, y por supuesto, aprender de otros, claro que sí. Son teorías muy diferentes y que los seres humanos deben aprender a discernir, ¡¡¡ya!!!.

La sabiduría natural proviene del cerebro corazón, no del cerebro frío(por parte de nuestra raza hermana reptil) de la cabeza. La cabeza se enciende y es más lúcida cuando el cerebro corazón actúa desde su propia ciencia y conciencia activa. El cerebro físico de la cabeza actúa y sigue fiel a esa sabiduría latente del corazón sagrado. Toda la verdad y todo el conocimiento están ahí. Los libros se quedan cortos para el nuevo ser humano. Son abstracciones neuronales que no sienten puesto que NO NACEN del corazón. La verdadera sabiduría y conocimiento se SIENTEN DESDE DENTRO, desde el corazón. Desde el nacimiento del cerebro-cabeza no podemos sentir ningún tipo de sabiduría, o lo que es lo mismo, no podemos averiguar qué es o no es cierto. Desde el corazón sagrado, TODO ES LUCIDEZ Y CLARIDAD. Sabemos la verdad y la sentimos. Ahí nada ni nadie podrá controlarnos, nada ni nadie podrá engañarnos ni mentirnos. Somos seres sintientes, somos seres amorosos, no academicamente competentes o válidos.

*Continuará...


El Número 13
tripledobleu.articuloz.com/autoayuda-articulos/el-numero-13-3481264.html


By Elena Delucca

ELENA DELUCCA
Nuevo Usuario

Peru
Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 02/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.